¿Sabes cuál es tu riesgo de desarrollar cáncer de mama?

Escrito por Grupo Residencial el 10/20/2020 12:58:05 PM

Detectado a tiempo el cáncer de mama puede curarse aproximadamente en 80% de los casos según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Lamentablemente cuatro de cada 10 mujeres mayores de 40 años no se hacen la mamografía anualmente.

 

cancer-de-mama_b0d618e7_1280x720

En promedio el cáncer de mama es la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres después del cáncer de pulmón. Afortunadamente a partir de los 90’s la mortalidad se ha reducido gracias a la detección temprana y mejoras en los tratamientos.

El diagnóstico precoz no solo eleva las probabilidades de sobrevivir al cáncer de mama, también incrementa las posibilidades de una curación completa, reduce el impacto estético y disminuye las afectación emocional y económica tanto a los pacientes como a sus familias.

Aunque el autoexamen es una de las formas más sencillas de monitorear el estado de las mamas, la mamografía es el método más eficaz para detectar cualquier irregularidad, especialmente las imperceptibles al tacto.

cancer-de-mama

 

La probabilidad de recuperación varía en cada persona y depende de múltiples elementos. Sigue leyendo este artículo y descubre los factores de riesgo en la aparición del cáncer de mama:

  1. Antecedentes familiares: el cáncer de mama puede ser hereditario si en el registro familiar se han dado al menos una de las siguientes características:
     
    • Parientes de primer grado: Si uno de los padres, hermanos e hijos fueron diagnosticados con cáncer de mama o de ovarios (especialmente antes de los 50 años). Al tener 2 parientes cercanos el riesgo promedio se eleva 5 veces.
    • Muchos parientes en segundo grado: si cerca de un tercio de familiares cercanos -como abuelos, tíos, sobrinos, nietos y primos- fueron diagnosticados con cáncer de mama o de ovarios (en especial antes de los 50 años).
    • Si un integrante de la familia ha padecido de cáncer en ambas mamas.
    • Si un familiar de sexo masculino ha desarrollado cáncer de mama, aunque es incierto cuánto aumenta el riesgo en una mujer, puede darse por una mutación hereditaria.
  2. Predisposición genética: mutaciones de genes como BRCA1 o BRCA2 son las alteraciones genéticas más frecuentes vinculadas al aumento del riesgo de desarrollar cáncer, especialmente de mama y de ovario.
  3. Antecedentes personales de cáncer de ovario: quienes ya tienen un diagnóstico de cáncer de ovario hereditario -por la mutación del gen BRCA- corren mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Por otro lado, quienes han tenido cáncer de mama sin heredar esta mutación generalmente no tienen riesgo mayor de desarrollar cáncer de ovario.
  4. Menstruación temprana y menopausia tardía: quienes comenzaron a menstruar antes de los 11 años o llegaron a la menopausia después de los 55 años tienen mayor riesgo debido a que las células mamarias han estado expuestas al estrógeno y a la progesterona durante un tiempo más prolongado.
  5. Edad o duración del embarazo: quienes tuvieron el primer embarazo después de los 35 años o las que nunca llevaron uno a término corren más riesgo de padecer cáncer de mama. El embarazo puede ayudar a proteger contra el cáncer de mama porque empuja a las células mamarias hacia la última fase de maduración.
  6. Terapia hormonal después de la menopausia: el uso de estrógeno y progestina -también conocida como terapia hormonal posmenopáusica u hormonal de reemplazo- puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama. Incluso, la cantidad de nuevos diagnósticos se han reducido debido a que cada vez menos mujeres reciben terapia hormonal posmenopáusica. Sin embargo, las mujeres que por extirpación del útero han tomado solo estrógenos pero sin recibir antes progestina suelen tener un riesgo ligeramente menor de padecer cáncer de mama.

  7. Anticonceptivos orales o pastillas anticonceptivas: algunos estudios sugieren que los anticonceptivos orales podrían aumentar levemente el riesgo de padecer cáncer de mama, pero aún estas pruebas no son concluyentes.
  8. Origen étnico: según las estadísticas, las mujeres de tez blanca tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las afrodescendientes. Sin embargo, solo entre las menores de 45 años la enfermedad es más frecuente en las mujeres de piel negra y su riesgo de morir es aún mayor. Las diferencias de supervivencia incluyen la biológica, otras afecciones de salud y los factores socioeconómicos que afectan el acceso a la atención médica temprana.

    Las mujeres de herencia judía asquenazí o de Europa del Este también tienen alto riesgo de desarrollar cáncer de mama debido a que son más propensas a haber heredado una mutación del gen BRCA.

    En mujeres hispánicas, isleñas asiáticas o del Pacífico y nativas indígenas de América del Norte es menos común el diagnóstico de cáncer de mama y generalmente tienen mejores tasas de supervivencia que las de piel blanca.
  9. Hiperplasia atípica de la mama: el haber desarrollado células anormales no cancerosas también puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama en el futuro.
  10. LCIS: este diagnóstico hace referencia a células anormales presentes en los lobulillos o en las glándulas mamarias. El LCIS en una mama aumenta el riesgo de desarrollar cáncer invasivo en cualquiera de las dos mamas en el futuro. 
  11. Densidad de la mama: un tejido mamario denso puede deberse a mayores niveles de estrógeno y dificulta la detección de un tumor en las pruebas estándares como una mamografía.
  12. Estilo de vida: los estudios continúan demostrando que ciertos hábitos pueden contribuir al desarrollo de cáncer de mama:
  • Peso: mujeres posmenopáusicas con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de padecer cáncer de mama y que reaparezca después del tratamiento.
  • Baja actividad física: el ejercicio físico regular puede proteger a las mujeres del cáncer de mama ayudándolas a mantener un peso corporal saludable, disminuir los niveles hormonales y cambios en el metabolismo.
  • Alcohol: consumir más de 1 o 2 bebidas alcohólicas al día -como cerveza, vino y licores- aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama y de que reaparezca después del tratamiento.
  • Alimentos: aunque ninguna investigación confiable ha confirmado que comer o evitar ciertos alimentos impacte directamente en el riesgo de padecer cáncer de mama, el comer más frutas y verduras y menos grasas animales se asocia con muchos beneficios para la salud.

ejercicio-riesgo-cancer-mam

Organizaciones médicas como la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society, ACS) recomienda que las mujeres de entre 40 y 44 años comiencen a realizarse mamografías anuales. 

Por su parte, el Instituto Oncológico de Panamá invita a realizarse la primera mamografía y evaluación médica a partir de los 35 años de edad.

poster_cancermama_cast_v3

Aunque muchas veces las causas no estén relacionadas con el cáncer de mama, los signos y síntomas sospechosos que que pueden indicar la presencia de un tumor en las mamas son: 

  1. Palpar un bulto firme como un nudo o engrosamiento en la mama o debajo del brazo. Es importante palpar la misma zona en la otra mama para asegurarse de que el cambio no sea parte del tejido mamario sano de esa área.
  2. Detectar cambios en el tamaño, forma y grandes diferencias entre las mamas.
  3. Sangrado o secreción del pezón de forma repentina o producida en una sola mama.
  4. Alteraciones en el pezón como hundimiento o la aparición de llagas.
  5. Irritación de la piel o cambios como rugosidades, hundimientos, escamosidad o pliegues nuevos.
  6. Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas -con o sin erupción cutánea rugosa- que se asemejan a la piel de una naranja.
  7. Dolor persistente en la mama. Aunque generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, debe comunicarse oportunamente al médico.

Para saber más detalles te recomendamos consultar al Instituto Oncológico Nacional (ION): https://www.ion.gob.pa/ también puedes solicitar una cita llamándolos por el: 512-7999.

Toda la información contenida en este blog fue tomada de la página web de la Sociedad Americana Contra el Cáncer (American Cancer Society, ACS) (https://www.cancer.net/es), de la Organización Mundial de la Salud (https://www.who.int) y la Organización Panamericana de la Salud (https://www.paho.org/).

CTA-#2-GR

¡Suscríbete a nuestro blog!

Publicaciones recientes

Publicaciones por etiqueta

Ver todo